lunes, 16 de octubre de 2017

Boise State 31 @ #19 San Diego State 14

Cuando menos te los esperas van los Broncos y resucitan el "Bronco Football", esa manera de ganar contra pronóstico en las tres fases del juego a unos rivales en teoría superiores. Los de San Diego State habían marcado este partido como el que les daba el testigo como líder natural del "Grupo de 5", una especie de confirmación de que los Aztecas eran los nuevos Broncos en la FBS. Pero el tiro les salió por la culata.

Los Broncos ganaron así en San Diego algo más de un partido. Fue un recordatorio para sus rivales de que aún tienen que ganar mucho y durante mucho tiempo para destronarlos de su lugar en el College Football actual. Para nosotros además debe ser un punto de inflexión en la temporada, una hoja de ruta de lo que debe ser nuestra competición en la Mountain West.

Los Aztecs estaban acostumbrados a correr por encima de sus rivales, pero la defensa terrestre de los Broncos no es cosa de broma. Al margen de una escapada de 21 yardas en el 2º drive, Rashaad Penny fue limitado a sólo 32 yardas más en sus 20 acarreos restantes, cuando en los primeros 6 partidos de la temporada había superado el centenar de yardas en todos y cada uno de ellos.

Controlado el principal argumento ofensivo azteca, estaba por ver qué ofrecía nuestro ataque, y lo cierto es que en este apartado aún tenemos mucho que mejorar. A Brett Rypien le costó mover las cadenas y anotar. De hecho, sus tres drives del 1º cuarto se saldaron con tres punts y 34 yardas ofensivas totales. Hay que tener en cuenta que aún somos el 113ª ataque de la FBS en yardas por partido. Sin embargo, hay que hacer mención a aspectos positivos y esperanzadores del ataque. En primer lugar está más asentado, y parece más equilibrado con el doble juego de QB Rypien - Montell Cozart, produce lo suficiente y no se cometen errores en forma de costosos turnovers. Por otro lado, el juego de la OL parece también más sólido, con el 2º partido consecutivo sin encajar un sack (y sólo dos tackles for loss), y permitiendo al equipo correr 187 yardas mostrando mucha potencia.

Pero, ¿qué hacen los Broncos cuando están frenando a sus rivales y ven que el ataque está tímido? Anotar con los equipos especiales y/o con la defensa. Esta vez fueron ambas.

Fue el momento del partido. Temprano, pero marcó el curso del mismo. A mediados del 1º cuarto, tras forzar el 3º punt de los Aztecs, Avery Williams volvió a visitar la endzone, retornado el punt 53 yardas para TD. Cuatro jugadas después, Christian Chapman encajó un sack de Durrant Milles, cometiendo un fumble que fue retornado 34 yardas para TD por el safety freshman Kekaula Kaniho.

Los 14 puntos pesaron todo el partido. Rypien lanzó un pase de TD para Jake Roh y puso un rotundo 21-0 en el marcador al descanso. Entre la lluvia y los abucheos de su público, los Aztecs no subieron puntos al marcador hasta cerca del final de 3º cuarto, en prácticamente el único error de nuestra defensa que permitió un pase de TD de 89 yardas en un play action. Fue un espejismo, los Broncos siguieron teniendo el control del partido y no sufrieron demasiado. Pudieron correr, Alexander Mattison terminó con 128 yardas y un TD, y la defensa hizo el resto.

La defensa limitó el juego de carrera de San Diego State a 83 yardas totales, sumó 4 sacks, 12 placajes for loss, sólo permitieron 5/16 en 3º down y 1/3 en 4º down. Los Aztecs no corrían tan poco desde 2013, donde casualmente fuimos nosotros quienes los contuvimos en 61 yardas. El LB Leighton Vander Esch volvió a ser el líder de la defensa a la hora de placar, con 11 tackles (9 solo), uno for loss y un pase defendido. Jabril Frazier sumó dos sacks y dos tackles for loss.

El próximo sábado recibimos a Wyoming, con quienes tenemos cuentas pendientes. Como se puede ver en la Clasificación, el título divisional parece cosa de tres, Wyoming, Colorado State y nosotros, porque en apenas tres jornadas ya hay tres equipos con dos derrotas. Ganando a los Cowboys, nos quedaría la visita a Fort Collins como partido clave para disputar la Final de la Conferencia.

Entre las anécdotas:
  • Es la 1ª victoria de unos Broncos no rankeados frente a un rival rankeado desde septiembre de 2008, en Oregon.
  • Los Aztecas llevaban esta temporada un parcial de 112-57 en la 1ª mitad. No se quedaban en cero al descanso desde 2013 contra Ohio State.
  • Avery Williams fue nombrado Jugador de la Semana de Equipos Especiales en la MW por 2ª vez esta campaña. Es el 1º Bronco en anotar más de un TD de retorno en una temporada desde Kyle Wilson (2008).
  • El QB Montell Cozart atrapó su 1º pase como Bronco, de manos de su colega Brett Rypien.
  • DeAndre Pierce fue el Capitán del partido (además de los fijos de la temporada: Brett Rypien, Cedric Wilson y Leigthon Vander Esch). El safety Kekoa Nawahine lideró la salida del equipo al campo con The Hammer (el martillo premia el juego en los equipos especiales de la jornada anterior) y el OL Archie Lewis fue el abanderado de la "Bleed Blue" (premia al jugador que ha representado mejor al Programa en la semana).

En el icono se pueden descargar las estadísticas del partido en .pdf. Podéis ver también la galería de fotos del partido en Broncosports.com.

Tenemos highlights del partido.

viernes, 13 de octubre de 2017

Previa. Boise State @ #19 San Diego State

Comienza la temporada de verdad para los Broncos, 7 partidos dentro de la competición de la Mountain West (ya llevamos una victoria frente a New Mexico), empezando precisamente en casa del vigente campeón, que presenta un récord inmaculado (6-0) y está rankeado en el #19 de AP Poll.  Obviamente no es un partido fácil, llegamos como underdogs por más de un TD, pero tenemos la ventaja de que una derrota frente a un rival de la división West no nos afectaría para jugar la Final de la Conferencia si ganamos el resto de los partidos, claro que nos deja con poco margen de error.

Los Aztecs han saldado sus enfrentamientos de la primera mitad de la temporada con victorias. Han derrotado a domicilio a Arizona State, Air Force y UNLV y han vencido en casa a UC Davis, Northern Illinois y la entonces rankeada en el #19, Stanford. Es el 5º partido entre ambos programas, un encuentro que desnivelará el 2-2 de la rivalidad. Ambos están también 1-1 en sus respectivos estadios.

El ataque azteca lo dirige el QB junior Christian Chapman, pero la voz cantante la lleva en realidad el RB senior Rashaad Penny. San Diego State es un equipo "run first" y si me apuras "run second" también. Su ataque terrestre es el 24º de la FBS con 222,8 yardas por partido, mientras que su ataque aéreo es de los últimos, el 113º. Protagonizan el doble de jugadas de carrera que de pase, y Penny es el featured back, llevándose el balón en 2/3 de las mismas. Esta temporada lleva 143 acarreos para 993 yardas y 9 TD, y ha atrapado 16 pases para 127 yardas y un par de TD más. Es el 2º RB de la FBS en yardas de carrera. Es un corredor muy potente y poderoso, difícil de placar. Es además paciente a la hora de buscar el hueco, y acelera con potencia cuando lo encuentra. El sohpomore Juwan Washington es su alternativa, pero se limita a darle descanso de manera ocasional. Este año lleva 66 acarreos para 334 yardas y 2 TD.

Chapman recurre al juego aéreo básicamente para abrir el box o para aprovecharse de los box cargados en jugadas de play action. En su 2ª temporada como titular ha completado 80/127 pases, un 63%, para 968 yardas, con 7 TD por una sola intercepción. El WR senior Mikah Holder y el TE sophomore Kahale Warring son sus principales referencias. El primero ha atrapado 22 pases para 301 yardas, mientras que el 2º ha atrapado 13 para 185 yardas y 2 TD. En la redzone el TE senior David Wells es también un arma a vigilar, este año ha atrapado sólo 6 pases pero dos de ellos han sido para TD.

La defensa de los Broncos lo ha hecho muy bien contra la carrera esta temporada. Ningún corredor ha sumado más de 100 yardas en un partido frente a nosotros, y sólo Alabama ha permitido menos carrera de más de 10 yardas esta temporada (12). Habrá que ver si es suficiente para controlar a Penny, porque hasta ahora no nos hemos enfrentado a un RB de su calibre. Frenarlo no lo vamos a frenar, lo que hay que intentar es lo que hay que conocer es minimizar su daño. Además del disruptivo líder de nuestra defensa, David Moa, jugadores como el MLB Tyson Maeva, natural de San Diego precisamente, serán importantes a la hora de placar y placar.

En ataque tenemos muchos deberes por hacer. Vimos algunas mejoras en el partido contra BYU, pero habrá que ver si el cambio de tendencia es sostenido o coyuntural. Brett Rypien lanzó su primer pase de TD, o sea que algún mono ya se ha quitado de su espalda, pero aún está lejos de lo que todos esperábamos en su temporada de junior. El viernes pasado la OL lo protegió perfectamente, siendo la primera vez que no permiten ningún sack y será crucial que esto tenga continuidad, ya que en los cinco primeros partidos de la temporada no se ha repetido ninguna formación de la misma. La defensa aérea de los Aztecas es agresiva, fuerza muchos sacks e intercepciones. Estadísticamente es la 22ª de la FBS, pero tampoco se han enfrentado a equipos "pass happy".

La conexión Rypien Cedric Wilson debería hacer daño a nuestros rivales, y si la defensa se centra en defender a nuestro playmaker, tenemos las alternativas de WR como A.J. Richardson o Sean Modster o como los TE Jake Roh y Alec Dhaenens.

Otro de nuestros deberes pendientes es dar continuidad al juego de carrera. Alexander Mattison viene de completar el mejor partido de la temporada y todos esperamos que esto tenga continuidad. El problema es que la defensa terrestre de San Diego State es muy sólida y puede no ser el mejor día para nuestros corredores, entre los cuales hay que contar también con Robert Mahone y Ryan Wolpin.

En la defensa de los Aztecs destaca el CB Kameron Kelly, safety las tres temporadas anteriores, que seguro que se encarga de intentar frenar a Wilson. Este año lleva 28 placajes, 2 sacks, 2 intercepciones y un fumble forzado.

En los equipos especiales tenemos a Avery Williams como productivo retornador, pero San Diego State tiene uno de los tandems más peligrosos de la FBS, y cuentan con un par de anotaciones en su haber. Va a ser otro punto de atención del encuentro.

sábado, 7 de octubre de 2017

Boise State 24 @ BYU 7

Los Broncos pusieron su récord en verde en el último partido extraconferencial de la temporada regular. Frente a una BYU también en horas bajas hicimos algunas de las cosas que teníamos que hacer para armarnos de confianza de cara a la competición de la Mountain West.

El partido no empezó como más nos hubiera gustado, Brett Rypien fue interceptado en su primer pase en el 1º drive y los Cougars anotaron un TD en el consiguiente drive. Parecía más de lo mismo, y en el siguiente drive firmamos un tres y fuera.

Llegamos al final del 1º cuarto 7-0 abajo en el marcador, con 15 yardas de carrera totales y un pase completado de Rypien para 10 yardas como único argumento ofensivo. No sé que pasó en el corto descanso entre cuartos, o qué astros se alinearon, pero ese fue el punto de inflexión del partido y esperemos que el de la temporada. En los tres cuartos de hora restantes los Broncos les endosaron un 24-0, sumaron 275 yardas permitiendo sólo 178, y 17 primeros downs frente a 8.

Los Broncos consiguieron algo más que la victoria. En primer lugar vimos el primer pase de TD de Rypien. No es que hiciera uno de los partidos de su temporada de freshman, pero puede ser un comienzo. También hicimos algo que necesitábamos, correr. Sumamos 158 yardas de carrera, lo cual puede ser otro comienzo, y nuestro teórico playmaker Alexander Mattison sumó 118 yardas de carrera y 2 TD en 29 acarreos, además de atrapar un par de pases para 15 yardas más.

El juego aéreo no fue tan unidireccional y hasta 7 jugadores atraparon alguno de los escasos 13 pases que completó Rypien. Sean Modster fue el receptor del TD de Rypien, el 1º de su carrera, a pocos segundos antes del descanso. La OL, que no contaba con el center titular, Mason Hampton, por lesión, tuvo su 5ª configuración distinta en 5 partidos y fue la 1ª que no permitió ningún sack en todo el encuentro.

La defensa también resucitó con el regreso de David Moa a la alineación, y eso que BYU sacó todo lo que tenía, incluyendo al recuperado QB Tanner Mangum.

Tras permitir un TD en el drive inicial de los Cougars, la defensa de los Broncos secó por completo a sus rivales. BYU cruzó el medio campo sólo una vez más en todo el partido, y no llego a pisar de nuevo la redzone.

El safety Kekoa Nawahine y el LB Leighton Vander Esch interceptaron en sendas ocasiones a Mangum, los Broncos sólo permitieron convertir 5/14 en situaciones de 3º down y 1/4 en 4º down. Precisamente Nawahine y Vander Esch fueron también los principales placadores del equipo.

El próximo sábado retomamos la competición de la Mountain West, nada menos que en San Diego, vigiente Campeón de la conferencia y actualmente invicto y rankeado en el #19.

Entre las anécdotas:
  • Los Broncos sólo cometieron una falta en todo el partido, para 5 yardas.
  • Los Broncos endosaron a BYU su 5ª derrota consecutiva, algo que no encajaban desde 1970.
  • Tyler Horton fue el Capitán del partido (además de los fijos de la temporada: Brett Rypien, Cedric Wilson y Leigthon Vander Esch). El RB Robert Mahone lideró la salida del equipo al campo con The Hammer (el martillo premia el juego en los equipos especiales de la jornada anterior) y el DE Durrant Miles fue el abanderado de la "Bleed Blue" (premia al jugador que ha representado mejor al Programa en la semana).

En el icono se pueden descargar las estadísticas del partido en .pdf. Podéis ver también la galería de fotos del partido en Broncosports.com.

Tenemos highlights del partido.

viernes, 6 de octubre de 2017

Previa. Boise State @ BYU

Volvemos a jugar en viernes, en un duelo habitual del calendario, nuestro enfrentamiento anual contra los mormones de BYU. Pero si muchas veces ha sido un duelo interesante entre equipos rankeados, esta vez el partido llega en uno de los peores momentos de ambos programas en los últimos años.

Los Cougars están peor que nosotros todavía. Presentan un récord de 1-4, con victoria en el opener en casa frente a Portland State y derrotas consecutivas, también en casa, frente a LSU, Utah, Wisconsin y a domicilio frente a Utah State. Si bien han tenido un calendario más difícil que nosotros, el viernes pasado recibieron una inesperada paliza en la vecina Logan, donde cometieron 7 turnovers. Hasta la fecha hemos disputado 7 partidos contra los Cougars. Los Broncos lideran la rivalidad por 5-2.

Los Cougars hicieron una buena temporada pasada con su nuevo head coach Kalani Sitake, ganando 9 partidos incluyendo su visita a Michigan State, el de Mississippi State o la Poinsettia Bowl frente a Wyoming, pero este año las cosas no ruedan tan bien.

El ataque de BYU está descabezado desde que nuestro conocido Tanner Mangum, quien nos crujió a base de Hail Marys en nuestra última visita a Provo, se lesionara su tobillo izquierdo en la derrota frente a Utah. El redshirt sophomore Beau Hoge ha sido su sustituto en los dos últimos partidos, en los que ha completado 16/29 pases para 206 yardas, 2 TD y 3 intercepciones. Mangum tampoco tuvo mejores números frente a LSU y Utah, quienes lo interceptaron en 4 ocasiones. En BYU son muy crípticos con las lesiones y no hay información sobre si el junior está recuperado o si volverá a ser Hodge el titular el viernes, porque éste terminó conmocionado el partido el viernes pasado. En realidad podría ser cualquiera del roster el que fuera de la partida, incluyendo al sophomore walk-on Koy Detmer Jr., cuyo padre jugó para Colorado y en la NFL, y también sobrino del coordinador ofensivo Ty Detmer. También tienen en el roster dos freshmen (Joe Critchlow y Kody Wilstead) que podrían ser los elegidos.

Los Cougars presentan un cuadro muy jóven de receptores. El TE freshman Matt Bushman lidera el equipo con sus 16 recepciones para 181 yardas, mientras que los WR sophomores Talom Shumway y Micah Simon le siguen con 14 para 148 y 7 para 106, respectivamente. Curiosamente ninguno de ellos ha anotado todavía.

Si el ataque aéreo no funcional, el juego de carrera no va mejor. Con 104 yardas por partido, es el 115º de la FBS. Éste pivota sobre dos corredores principales, nuestro conocido Squally Canada, junior, y el freshman Ula Tolutao. Ambos tienen números similares, una cuarentena da acarreos para algo menos de 200 yardas y un TD cada uno.

En la defensa de los Broncos lo que hay que conocer es si David Moa es de la partida. Con él, la joven defensa ha sido magnífica en los 4 primeros partidos de la temporada. Si él, sancionado por ser detenido en un altercado, la defensa fue un desastre. Quien sabemos que no jugará es el CB Mike Young, sancionado indefinidamente al ser también detenido por saltarse un semáforo y dar positivo en la alcoholemia. Al margen de todo esto, la defensa debería volver por sus fueros y ser capaz de frenar un ataque de los Broncos que, como he dicho, está siendo uno de los peores de la FBS.

Brian Harsin ha dicho que habrá cambios en el ataque, pero no ha sido nada explicito sobre los mismos. Los cambios son más que necesarios porque el ataque de los nuestros sólo aventaja al de los Cougars por unos pocos puestos. Es la 101ª de la FBS en yardas por partido y la 68ª en anotación, pero lo más sangrante es que es la 104ª en yardas de carrera, normal cuando tu mejor corredor es tu QB suplente.

No está anunciado si el ataque lo dirigirá Brett Rypien o Montell Cozart. Rypien está completando un inicio de temporada nefasto, y Cozart está saliendo del banquillo para dar un poco de "chance" al equipo, por lo menos con sus piernas. Todos esperamos que Rypien vuelva por sus fueros, perol o cierto es que lleva un año horrible. De hecho, de los 114 QB de la FBS que han lanzado más de 14 pases este año es el único que no ha lanzado ningun pase de TD. De hecho va -2 en TD, porque lleva un pix six y un fumble retornado para TD.

El único playmaker que se está comportando como tal es el WR Cedric Wilson, quien viene de jugar su mejor partido como Bronco frente a Virginia, en el que atrapó 13 pases para 209 yardas y un TD. Estará sometido constantemente a dobles marcajes, lo que abre la oportunidad para otros receptores como A.J. Richardson y los TE Jake Roh y Alec Dhaenens, que deben ser importantes en la oroduccion ofensiva.

Como he dicho antes, el juego de carrera está aún más necesitado de cambios. Frente a Virginia sólo sumamos 30 yardas de carrera en 24 acarreos. El problema se puede repartir entre que Alexander Mattison, Robert Mahone y Ryan Wolpin no están respondiendo a las expectativas, y en que la OL es joven y aún poco experimentada.

La defensa de BYU es muy sólida contra la carrera, o sea que no va a ser el mejor día para que la resucitemos. En cambio puede ser un buen día para que Rypien espabile, porque los Cougars flojean más defendiendo el pase. Entre los jugadores que destacan en su defensa el primero es el DE Corbin Kaufusi, por lo menos porque será el jugador más alto del partido con su 6-9. Es fuerte, físico y un gran pass rusher. En la secundaria destaca el safety senior Micah Hannemann,

Antes he dicho que Wilson es nuestro único playmaker, pero en los equipos especiales también está brillando Avery Williams, muy productivo en los retornos.

El de BYU va a ser nuestro último partido que podemos tomar como preparación, porque desde el sábado que viene retomamos la competición de la Mountain West, en el partido más difícil que nos queda en la temporada regular, en San Diego, y nuestro único objetivo es ganarla. O de momento llegar hasta la final.

domingo, 24 de septiembre de 2017

Virginia 42 @ Boise State 23

Decepción. No hay manera de definir no sólo el partido, ni siquiera el primer tercio de la temporada, sino el rumbo del programa.

Los Broncos perdieron en casa por más de 10 puntos por primera vez en 16 años, en un intervalo de 103 partidos. Y perdieron contra un equipo menor. De la ACC, pero un equipo que llegaba 2 TD como underdog.

Decía que no era sólo el partido. Nos ponemos 2-2 en una temporada de la que hemos quemado un tercio sin tener claro cuál va a ser nuestro QB, sin establecer un mínimo juego de carrera y sin encontrar ningún receptor fiable más allá de Cedric Wilson o Jake Roh. Y decía que no sólo la temporada. El programa deambula sin un rumbo claro, con ocasionales chispazos, pero hundiéndose cada vez más en la mediocridad. En los últimos 10 partidos disputados por los Broncos tenemos un mediocre récord de 5-5. Y si esto es poco llegan los problemas off field. Así nuestro mejor defensor, David Moa, es castigado sin jugar por haber sido detenido la pasada semana por un altercado.

Los Broncos empezaron el partido con un buen drive, con buenos pases de Brett Rypien, rematado con un TD de carrera de Ryan Wolpin.  Ahí se acabaron las buenas noticias y los Cavaliers se fueron imponiendo poco a poco. Tuvimos nuestro "momento Bronco" cuando hicimos uno de nuestros típicos fake punts, pero Alec Dhaenens perdió el balón y dejó a Virginia en nuestra yarda 35. En dos jugadas se pusieron 2 TD arriba en el marcador y ya no miraron hacia atrás. Llegamos al descanso sólo un TD abajo, pero en la 2ª mitad naufragamos completamente. Sólo maquillamos el marcador en el último drive.

Los Broncos fracasaron en todas las áreas del juego. Especialmente sangrante es el juego de carrera, que volvió a ofrecer unas cifras ridículas. Los RB no llegaron a las 40 yardas de carrera en conjunto. El freshman Robert Mahone fue el mejor y eso que sólo hizo tres acarreos en un drive. Alexander Mattison está desaparecido (11 yardas en 7 acarreos).

Rypien es otra de las decepciones. Llegaba a su temporada de junior como uno de los QB interesantes a seguir, pero está fracasando a la hora de distribuir el balón, sostener los drives y evitar turnovers. El viernes completó 24/42 pases, poco más de la mitad, para 285 yardas, 0 TD y una intercepción. Volvió a ser sustituido por Montell Cozart, que sólo consiguió maquillar el resultado al final.

Cedric Wilson volvió a ser el único argumento ofensivo de los Broncos. Atrapó 13 pases para 209 yardas y un TD. Es bueno para el jugador, pero malo para el equipo. A.J. Richardson y Jake Roh fueron las únicas alternativas, atrapando 5 pases cada uno. El TE anotó en una carrera corta. Nada más interesante.

Esta vez ni la defensa nos salvo. Huérfanos de The Moa Constrictor, no pudieron brillar como en los partido anteriores. Los Cavaliers sumaron 440 yardas ofensivas, nos anotaron 6 TD, promediaron 6,4 yardas por jugada, lograron 6 jugadas de más de 25 yardas, convirtieron 9/15 en 3º down, no logramos forzar ningún turnover. Bueno, anotamos un safety. Nada más.

No quedan más ganas de escribir del partido. Tenemos una semana de bye antes de viajar a Provo para jugar con BYU. Es decir, nos quedan tres semanas hasta que retomemos la verdadera competición en San Diego. Tres semanas de entrenamiento y un partido que deben servir a Bryan Harsin a dar con la tecla que transforme este equipo de manera radical.

Entre las anécdotas:
  • Rompemos una racha de 24 victorias consecutivas en casa en partidos extraconferenciales. La última en temporada regular fue frente a Washington State en 2001. No encajábamos 42 puntos en casa desde 2007 frente a Nevada, en una cuádruple prórroga.
  • Virginia había perdido 20 de los 21 partidos anteriores jugados fuera de casa. Es su 1ª victoria al oeste del río Mississippi desde 1991.
  • No anotábamos un safety desde hacía dos años, precisamente desde el partido en Virginia.
  • Cedric Wilson mejoró su mejor marca personal en yardas y recepciones. Es la 1ª vez que supera las 200 yardas y la 7ª que supera las 100.
  • A.J. Richardson también mejoró su marca personal en recepciones (5) y yardas (80). Ryan Wolpin anotó su 1º TD.
  • Gabe Perez fue el Capitán honorario del partido (además de los fijos de la temporada: Brett Rypien, Cedric Wilson y Leigthon Vander Esch). El LB Tyson Maeva lideró la salida del equipo al campo con The Hammer (el martillo premia el juego en los equipos especiales de la jornada anterior) y el safety DeAndre Pierce fue el abanderado de la "Bleed Blue" (premia al jugador que ha representado mejor al Programa en la semana).

En el icono se pueden descargar las estadísticas del partido en .pdf. Podéis ver también la galería de fotos del partido en Broncosports.com.

Tenemos highlights del partido.

sábado, 23 de septiembre de 2017

Previa. Virginia @ Boise State

Volvemos a jugar en casa y en jornada adelantada, esta vez en la noche del viernes. Recibimos a Virginia en la devolución de visita que les hicimos por estas fechas hace dos años.

Volvemos a esos partidos contra rivales de las Power-5 que tanto nos gustan. Virginia tiene un récord idéntico al nuestro, 2-1, aunque su nivel de competición no ha sido el mismo. Han ganado a William and Mary, de la FCS, y a Connecticut, mientras que han caido derrotados frente a Indiana. Los tres partidos los han disputado en casa. Será la 2ª vez en que nos enfrentamos a los Cavaliers. La vez pasada, en 2015 como he señalado, les vapuleamos con un 56-14 en Charlottesville.

Virginia la dirige un viejo conocido de Boise State, Bronco Mendenhall, quien previamente fue head coach de BYU, un college con el que tenemos una serie vigente de partidos anuales. Llegó la pasada temporada con el objetivo de implantar un equipo defensivamente serio, pero de momento no ha cuajado. La pasada temporada firmaron un récord de 2-10 y fueron vapuleados en casa por un equipo de la FCS.

El ataque de los Cavaliers para por el brazo de su QB senior Kurt Benkert. Sulen pasar más de lo que corren, y viendo cómo está la defensa terrestre de los Broncos seguro que buscan hacernos daño por el aire. Benkert ha completado el 66% de sus pases esta temporada (96/145), y ha sumado 976 yardas, con 7 TD por una sola intercepción. Es un pocket passer al uso y no suele aventurarse mucho más allá con sus piernas.

Tiene un cuerpo de receptores veterano, liderado por el senior Doni Dowling, quien ha atrapado 17 pases para 236 yardas y un TD. El junior Andre Levrone ha atrapado 8, para 207 yardas, pero dos de ellos para TD. Completan el cuadro el sophomore Joe Reed (9, 70) y el TE junior Evan Butts (8, 63). Pero el playmaker en el juego aéreo en este inicio de temporada está siendo el RB junior Olamide Zaccheaus, el jugador que ha atrapado más pases de Benkert, 23. Ha sumado 250 yardas y 2 TD. También ha acarreado el balón en 4 ocasiones para 47 yardas más. Es un jugador rápido y peligroso en campo abierto. También se encarga de retornar los punts.

El juego de carrera tiene un featured back, el junior Jordan Ellis, quien ha corrido el balón en 54 ocasiones para 219 yardas y 3 TD. Ha anotado también un 4º TD de recepción. El senior Daniel Hamm (15, 54, TD) le da ocasionales relevos. Con todo, sus 3,6 yardas por acarreo los colocan en el furgón de cola de la FBS.

La joven defensa de los Broncos es uno de los 26 equipos que promedia menos de 100 yardas de carrera encajadas por partido, pero sólo 4 de ellos han tenido que frenar tantos acarreos. Es de esperar que también lo hagan bien contra los Cavaliers. inexperiencia contra este tipo de equipos. Hemos permitido un promedio de sólo 49 yardas de carrera por partido (5º de la FBS) y los Leighton Vander Esch, Kekoa Nawahine, Tyson Maeva, Sam Whitney y compañía deben seguir placando bien pero siendo muy fieles a sus asignaciones y controlar todos los gaps. El trabajo de la secundaria será el no verse sorprendidos por los pases y ayudar a cortar la carrera exterior. Los turnovers son bienvenidos (3 intercepciones y tres fumbles en los dos primeros partidos, frente a la sequía del año pasado), pero es más importante evitar big plays a los rivales, y ser pacientes y disciplinados para cortar los drives de los Lobos.

En el otro sentido del juego la principal incógnita es saber quién será el QB titular. Si Brett Rypien esta suficientemente sano debería ser el titular, menteniendo a Montell Cozart como "plan B".

Rypien tiene experiencia en derrotar a Virginia, lo hizo en su primera titularidad, pero este ataque de los Broncos no es el de hace dos años y necesita muchos arreglos. Hay que empezar por el juego de la OL, que debe ir afianzándose. Es uno de los principales motivos por el que nuestro juego de carrera es tan pobre. Al margen de una carrera para TD de 49 yardas de Alexander Mattison, estamos corriendo 3,3 yardas por acarreo. Es posible que veamos en juego al redshirt freshman Robert Mahone en más ocasiones. Es la alternativa a Mattison y a Ryan Wolpin, que de momento están muy romos.

Si juega Cozart aportará su juego de carrera, pero si Rypien recupera su titularidad el juego aéreo debe restablecer su dominio. El WR Cedric Wilson y el TE Jake Roh han sido losúnico receptores que han pisado la endzone hasta la fecha. Son valores seguros, pero nuevos jóvenes tienen que asomar como alternativas para el QB. DE momento los que forman la segunda línea son el WR junior A.J. Richardson y el TE senior Alec Dhaenens.

La defensa de Virginia no es especialmente dura ni frente al juego aéreo ni frente a la carrera. El LB Micah Kiser es su mejor hombre. Lidera al equipo en este primer cuarto de la temporada con 36 placajes, 5 sacks y un fumble recuperado. En la secundaria destaca el safety Quin Blanding, un duro placador, el 1º de la FBS fuera de la posición de LB.

Por último hay que hablar de los equipos especiales, que nos están aportando mucho. El jueves pasado Avery Williams firmó otro gran retorno de punt que nos dejó en la yarda 17 y propició un TD en el 4º cuarto. En el juego de patadas vamos perfectos. Los punters Joel Velazquez y Quinn Skillin lo están haciendo bien, y el kicker Haden Hoggarth va perfecto esta temporada, convirtiendo todo lo que ha chutado: 4/4 en FG y 12/12 en XP.

viernes, 15 de septiembre de 2017

New Mexico 14 @ Boise State 28

Estrenamos la competición de la Mountain West con una victoria en una atípica noche del jueves, en un partido, digamos, no bueno, y de una manera que pocos podían prever, con tres TD del TE Jake Roh.

No hay que hacer ascos a la victoria, aunque no fuera brillante. Hay que ganar los partidos y fuimos superiores a los Lobos, hasta ahí todo correcto. Pero hay que decir que los Broncos naufragaron ofensivamente durante muchas fases del partido.

Brett Rypien no era de la partida. Estuvo lanzando unos tiros en la banda pero no estaba para jugar. Parece un caso de conmoción y podría estar listo para la semana que viene. Así Montell Cozart, el inesperado jugador sorpresa del primer cuarto de la temporada de los Broncos, tuvo su 1ª titularidad.

Cozart mostró sus habilidades como dual threat, corriendo 71 yardas en 9 carreras siendo preciso en sus pases, completando 15/19 pases para 137 yardas y 2 TD. No son malos números para un debut, y la defensa de los Lobos no era una perita en dulce para lucirse, pero la producción ofensiva resultó muy pobre para los estándares habituales. Los Broncos sumaron sólo 264 yardas ofensivas totales, con sólo 12 primeros downs en todo el partido. Tras dos TD en los tres primeros drives los Broncos encadenaron 5 drives rematados con 4 punts y un turnover on downs. En total sumaron 29 yardas en casi media hora de juego. Sólo hicimos dos jugadas de más de 20 yardas en todo el partido.

Los Broncos remataron el partido en buena medida gracias a dos jugadas de equipos especiales. Al inicio del 4º cuarto Joel Velazquez clavó un punt de 63 yardas en la 1 de los Lobos. Tras no conseguir ganar una yarda nuestros rivales chutaron un punt que Avery Williams retornó hasta la 17. Tres jugadas después, con un poco de "trickería", Jake Roh anotó un TD en un snap directo. Los Broncos tomaron una ventaja de 14 puntos que puso el partido en franquicia.

Roh fue el hombre del partido porque también atrapó los dos pases de TD de Cozart. Nuestros playmakers estuvieron muy fríos. Cedric Wilson sólo atrapó 3 pases para 67 yardas, mientras que Alexander Mattison estuvo menos productivo aún, con 10 yardas en 6 acarreos y una recepción para 9. Ryan Wolpin sumó 39 en 11 carreras. Ninguno superó a Cozart.

La defensa volvió a ser, como en los dos primeros partidos de la temporada, la que mantuvo vivo al equipo.

En primer lugar limitaron la carrera de un equipo de triple option por debajo de las 200 yardas. Sólo permitieron una carrera de más de 20 yardas y un TD. En el juego aéreo encajaron otro TD, pero sólo permitieron 78 yardas e interceptaron un balón. Sumaron un sack y 7 tackles for loss y recuperaron un fumble. También forzaron 2 turnovers on downs y 6 punts.

Los Lobos perdieron a su QB titular al final de la 1ª parte, cuando Lamar Jordan sufrió una conmoción tras un roughing the passer de Chase Hatada. El DT sophomore fue expulsado por targeting en una decisión muy correcta.

Leighton Vander Esch firmó otra magnífica tarjeta, logrando una intercepción, forzando un fumble y liderando al equipo con 13 placajes, El safety DeAndre Pierce también tuvo un día productivo, sumando 12 placajes (doblando su mejor marca) y 2,5 for loss.

Ha sido una semana corta al jugar el jueves. Tendremos más tiempo para preparar el partido del próximo viernes, en el que Virginia visitará por primera vez el Bronco Stadium.

Entre las anécdotas:
  • Es la 18ª victoria consecutiva en un opener de la conferencia. La última derrota la firmamos en 1999 frente a North Texas, cuando estábamos en la Big West.
  • David Moa fue el Capitán del partido (además de los fijos de la temporada: Brett Rypien, Cedric Wilson y Leigthon Vander Esch). El safety Skyler Seibold lideró la salida del equipo al campo con The Hammer (el martillo premia el juego en los equipos especiales de la jornada anterior) y el CB Tyler Horton fue el abanderado de la "Bleed Blue" (premia al jugador que ha representado mejor al Programa en la semana).
  • La capitanía de Moa no le debió sentar bien, ya que al día siguiente fue detenido por "alterar la paz" a la salida de un club de madrugada. Parece ser que estaba retando a otro joven a una pelea. Los cargos no son graves, pero obviamente no hace ningún bien al equipo.

En el icono se pueden descargar las estadísticas del partido en .pdf. Podéis ver también la galería de fotos del partido en Broncosports.com.

Tenemos highlights del partido.